Saltar al contenido

6 pasos a seguir para cuidar los dientes de tu gato

Uno de los problemas más comunes que los veterinarios informan ver en los gatos es la mala higiene dental. Dado que probablemente no tenga tantas oportunidades de ver los dientes de su gato, puede ser fácil olvidar que necesita un poco de aseo, y muchos dueños de gatos pasan años sin molestarse en pensar en la salud dental de su animal. Desafortunadamente, muchos gatos sufren de caries y enfermedades de las encías, y es posible que no siempre sepas si tu amigo felino es uno de ellos. Sin tratamiento durante demasiado tiempo, los problemas dentales pueden provocar problemas de salud mucho más graves, como enfermedades cardíacas y cáncer. Aquí hay una descripción general de seis pasos que puede seguir para cuidar los dientes de su gato y asegurarse de que no le causen molestias u otras complicaciones.

1. Toma una bocanada – ¿Siempre has considerado inevitable el terrible aliento de Fluffy? De hecho, los gatos no deberían tener mal aliento mientras sus dientes y encías estén sanos. Obviamente, es poco probable que la boca de los gatitos huela bien todo el tiempo (especialmente después de comer), pero si has notado un olor extremadamente fuerte y persistente, es hora de considerar una visita al veterinario.

2. Mire de cerca: mientras pasa tiempo con su gato, es probable que haya muchas oportunidades para echarle un vistazo a su boca. Trate de observar con atención la próxima vez que su gato maulle o bostece, y esté atento a los indicadores comunes de enfermedad dental o periodontal, como encías inflamadas, sangrado, dientes descoloridos o pus.

3. Tenga cuidado con las pistas: los gatos tienden a ser animales muy estoicos y muchos de ellos no mostrarán ningún signo obvio de que padecen problemas dentales. Por lo tanto, es importante que seas un buen detective y que prestes atención a las pistas de tu gato de que podría estar teniendo problemas con la boca. La alimentación lenta o la disminución del apetito pueden ser signos de que su gato está sufriendo. También puede meterse en la boca con frecuencia o tener problemas de babeo excesivo.

4. Cepíllate los dientes con regularidad: la forma más fácil de prevenir problemas dentales para tu gato es cepillarte los dientes con regularidad. Es posible que desconfíe de la reacción de su gato al cepillarse los dientes en casa, pero será mucho más probable que tenga éxito si le da la idea. Empiece por dedicar un tiempo a tocar los dientes y las encías de Kitty con un dedo o una gasa humedecida en caldo de pollo o jugo de atún. Luego, deje que su gato lama algunas golosinas del cepillo de dientes antes de cambiar a una pasta de dientes para gatos con un sabor delicioso. Finalmente, puedes intentar cepillar tus dientes suavemente, prestando especial atención a los caninos y molares de tu gato. Si repite esta rutina todas las semanas, verá una disminución notable en la acumulación de sarro en breve.

5. Alimentos secos y golosinas dentales: mientras que la comida húmeda para gatos solo cubrirá los dientes de Tiger con partículas que causan placa, la comida seca es lo suficientemente resistente como para raspar parte del sarro si su gato lo come con frecuencia. También puede encontrar masticables dentales dedicados en su tienda de mascotas local para ayudar a limpiar los dientes de su gato sin mucho esfuerzo de su parte.

6. Limpiezas regulares: así como se supone que las personas deben realizar visitas dentales de rutina, a veces debes pedirle al veterinario que limpie los dientes de tu gato más a fondo. Estos procedimientos se realizan bajo anestesia general y típicamente incluyen eliminación de placa, descamación y tratamiento con flúor. La mayoría de los gatos solo necesitan limpiezas profesionales algunas veces en su vida, pero debes preguntarle a tu veterinario qué recomienda.

Hacer un esfuerzo adicional para cuidar los dientes de su gato puede parecer una gran prueba, pero se sorprenderá de lo mucho que puede ayudar. Le debes a tu gato hacer todo lo posible para ser un buen dueño, y mantener la salud bucal de Fluffy es solo una parte del compromiso que haces al adoptar un amigo felino.