Saltar al contenido

Aliento de perro: ¿motivo de preocupación?

Los perros son conocidos por masticar objetos rancios, podridos y ofensivos, y no dudan en compartir su mal aliento con los humanos. A veces, un cepillo de dientes puede resolver el problema, pero una mala boca también puede ser una señal de que algo anda mal. Al conocer las causas comunes del mal aliento, podrá reconocer mejor cuándo la «respiración de perro» de Fido es motivo de preocupación.

Oficialmente conocido como halitosis, el mal aliento puede ocurrir cuando su mascota enfrenta problemas dentales como enfermedades de las encías, infecciones y caries. Una señal segura de que hay un problema bucal detrás del mal aliento es la inflamación de las encías, indicada por encías rojas, hinchadas o sangrantes. Algunos problemas, como las caries, no son visibles, pero la acumulación de sarro puede ser una buena señal de que su perro tiene problemas dentales. Los tumores orales también pueden causar un mal olor, ya que a menudo crecen demasiado rápido para el cuerpo, lo que hace que se formen manchas muertas y que las bacterias tomen el control. Si sospecha que el mal aliento de Fido es el resultado de problemas dentales, programe una cita con su veterinario.

Otros problemas médicos también pueden causar mal aliento. La enfermedad o insuficiencia renal puede causar un olor desagradable porque el órgano no hace su trabajo de eliminar los productos de desecho del torrente sanguíneo. Recherchez une odeur d’ammoniac, ainsi que des changements d’appétit, des augmentations ou des diminutions de la consommation d’alcool et de la miction, et d’autres changements de comportement tels que la dépression, qui pourraient indiquer que c’est el problema. La diabetes también puede provocar una respiración extraña, generalmente con un olor más dulce o afrutado. Los perros pueden tener mal aliento por infecciones de los senos nasales, que causan respiración por la boca o problemas gastrointestinales, a menudo acompañados de cambios en el apetito, náuseas o vómitos. La ingestión de sustancias tóxicas también puede causar problemas en la boca, y si sospecha que Fido se ha convertido en algo venenoso, debe llamar a su veterinario de inmediato para recibir atención de emergencia.

A veces, sin embargo, la boca maloliente de Fido es simplemente el resultado de algo que comió. Darse un festín con espinas o heces de pescado obviamente causará mal aliento, pero incluso su comida regular para perros puede hacer que su mascota tenga mal aliento. Si sospecha que el plato de su perro es la fuente de su mal aliento, hable con su veterinario sobre otras opciones para su comida. El cepillado diario de los dientes también es esencial para mantener el aliento fresco de su mascota.

Si bien el mal aliento no siempre es una emergencia médica, conocer las señales puede ayudarlo a saber cuándo llevar a su mascota al veterinario. Si el mal aliento de su perro se acompaña de un cambio repentino en el apetito, patas en la cara y la boca o lamido compulsivo de la nariz, llame a su veterinario, ya que estos y los síntomas enumerados anteriormente pueden indicar que algo anda muy mal.

En esta web  utilizamos Cookies para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de dicha tecnología y procesamiento de tus datos.    Configurar y más información
Privacidad