Saltar al contenido

Cómo tratar a un perro con trastorno compulsivo

Todos conocemos el trastorno obsesivo compulsivo, pero no mucha gente sabe que el trastorno compulsivo también puede afectar a los perros.

El trastorno obsesivo-compulsivo afecta hasta al 3% de la población humana, pero muchas personas no se dan cuenta de que el mismo trastorno también afecta a nuestras mascotas. El trastorno compulsivo canino, o CCD, puede causar un daño físico grave a su perro, ya que la atención repetida a un área de su cuerpo puede provocar lesiones e infecciones. Aquí hay algunas formas de reconocer el comportamiento compulsivo y ayudar a su compañero canino:

Los trastornos compulsivos tienen su origen en los instintos necesarios para que una especie sobreviva. Los perros son depredadores naturales, cavadores y peluqueros, por ejemplo, por lo que los comportamientos compulsivos caninos a menudo se manifiestan como la versión repetida de estas acciones. De hecho, el primer CCD establecido fue el lamido acral o lamido repetitivo de la muñeca, la pata o la pierna. Otras compulsiones comúnmente observadas incluyen perseguir la cola, aletear moscas imaginarias, correr repetidamente o chuparse el costado o la manta, aunque existen muchas más. A menudo, este comportamiento repetido puede provocar una infección, ya que las mascotas crean llagas o lesiones abiertas con el tiempo. Si bien los antibióticos pueden curar una infección, es importante abordar la causa subyacente del comportamiento obsesivo de Fido.

La genética juega un papel en la sensibilidad de los animales al CCD, pero el estrés crónico o la ansiedad actúan como desencadenantes del comportamiento compulsivo. Si bien una acción puede ser inicialmente una respuesta a un evento estresante en particular, los perros pueden comenzar a participar en este comportamiento reconfortante siempre que se sientan estresados. Aunque su mascota no puede asistir a las sesiones de asesoramiento, existen muchas formas de controlar su estrés y su comportamiento compulsivo. Haga ejercicio diario caminando y jugando y, cuando sea posible, déle a su mascota la oportunidad de socializar con otros perros y humanos. Puedes fortalecer el vínculo que compartes con tu mascota y estimular su mente con actividades como entrenamiento de agilidad, trabajo de nariz o la pelota voladora. El aburrimiento o la soledad crónicos pueden llevar a la frustración que desencadena comportamientos compulsivos en algunos animales, así que considere la posibilidad de cuidar mascotas o mascotas si está fuera de casa por períodos prolongados.

Debido a que las condiciones físicas pueden causar signos similares a los comportamientos compulsivos caninos, es importante llevar a su mascota al veterinario para descartar cualquier causa médica detrás de las acciones de Fido. Después de un examen físico completo y análisis de laboratorio, puede considerar buscar tratamiento para CCD. Al igual que en los seres humanos, el tratamiento eficaz para el trastorno compulsivo canino implica medicamentos que reducen la excitación y el conflicto, así como la modificación del comportamiento que le da a su mascota una estrategia alternativa para lidiar con el estrés. A menudo, este es un proceso que dura toda la vida y el tratamiento puede ser difícil, pero el pronóstico para su mascota es mucho mejor si detecta las primeras etapas del desarrollo de un trastorno compulsivo y comienza el tratamiento antes de comenzar. No se convierte en una enfermedad crónica.

En esta web  utilizamos Cookies para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de dicha tecnología y procesamiento de tus datos.    Configurar y más información
Privacidad