Saltar al contenido

Cómo tratar los puntos calientes

Los puntos calientes no solo son dolorosos para su mascota, sino que también pueden ser estresantes de tratar. Estos consejos pueden ayudar.

Los puntos calientes no solo son dolorosos para su mascota, sino que también pueden ser estresantes de tratar. Ya sea causado por una alergia a las pulgas o por angustia emocional, es importante llegar a la raíz del problema para poder detenerlo en su origen.

Los puntos calientes son una respuesta inmune que hace que partes de la piel de su perro produzcan en exceso bacterias naturales, produciendo lesiones rojas, irritadas o incluso supurantes. Si bien cualquier mascota puede desarrollar la condición dolorosa, los puntos calientes son más comunes en las razas de pelo grueso, las mascotas mal cuidadas y las personas con todo tipo de alergias. Si no se tratan, pueden propagarse rápidamente, por lo que es importante solucionar el problema tan pronto como note que su mascota está sufriendo estas irritaciones.

El tratamiento de la herida debe ser lo primero en su lista de prioridades después de que note que su mascota sufre de puntos calientes. Primero, retire con cuidado el cabello dentro y alrededor del área infectada, luego desinfecte la mancha con povidona yodada diluida u otro antiséptico. Continúe limpiando la herida con la frecuencia necesaria para mantenerla limpia, seca y libre de pus, al menos dos veces al día al comienzo del tratamiento. Debido a que los puntos calientes pueden propagarse rápidamente y causar fiebre o problemas graves de la piel, lleve a su mascota al veterinario si sus llagas continúan desarrollándose después de varios días de tratamiento en el hogar. Asegúrate de evitar que tu acompañante lama o muerda la zona infectada cubriéndola o equipándola con un collar electrónico.

Una vez que haya limpiado los puntos calientes de su mascota, obsérvelos atentamente para determinar la causa del problema. Las picaduras de insectos, incluidas las pulgas, pueden causar irritación, al igual que las reacciones alérgicas a cualquier cosa, desde alimentos hasta polen, pasto o moho. Los puntos calientes también pueden ser el resultado del estrés emocional, como la ansiedad por separación, los cambios en las circunstancias de la vida o incluso el aburrimiento. Preste atención a lo que parece estar desencadenando la condición de su perro. Tenga en cuenta cualquier cambio en su entorno, como mudarse o traer una nueva mascota a la casa, que podría causar estrés a su perro y si sospecha que sus puntos calientes se deben a un trastorno emocional, trabaje para ello. Minimice la interrupción causada por estos cambios. . Algunos perros experimentan puntos calientes como reacción a las picaduras de pulgas, así que cepille a su mascota con regularidad con un peine antipulgas y asegúrese de que sus tratamientos antipulgas estén actualizados. Una buena rutina de aseo también puede ayudar a evitar que su perro sufra de puntos calientes. Si bien las afecciones subyacentes menos comunes, como la ciática, también pueden hacer que los animales se mastiquen la piel por encima del área dolorida.

En esta web  utilizamos Cookies para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de dicha tecnología y procesamiento de tus datos.    Configurar y más información
Privacidad