Saltar al contenido

Todo sobre el vientre del gato: por qué los gatos lo muestran y si debes acariciarlo

Imagínese esto: su gato está sentado en su regazo, disfrutando perezosamente de pasar un rato agradable con usted. Luego, se da la vuelta sobre su espalda, exponiendo su vientre. ¿A qué te dedicas? La panza de gato es una cosa tentadora, pero, como dice el almirante Ackbar en Guerra de las Galaxias, “¡Es una trampa!”

Hay muchos lugares donde a los gatos les gusta que los acaricien, pero si tratas de acariciar el vientre de un gato, es casi seguro que te encuentres con algunas garras y dientes. Entonces, ¿por qué los gatos reaccionan de esta manera cuando intentamos tocar sus vientres? Vamos a analizarlo.

Un gato al revés, mostrando su panza.

Si ves el vientre de tu gato, ¿deberías acariciarlo? Fotografía © Aleksandr Zotov | Thinkstock.

El vientre de gato es un lugar vulnerable

En primer lugar, el vientre es un lugar muy vulnerable. Una gran cantidad de órganos vitales se encuentran a pocos milímetros debajo de la piel de la barriga de su gato, y el daño a cualquiera de ellos podría ser potencialmente fatal. Por lo tanto, es muy probable que los gatos protejan sus vientres de posibles lesiones.

A diferencia de los perros, a quienes les encanta que les froten la barriga, los gatos son mucho más reticentes al respecto. Claro, hay algunos gatos a los que les encantan los masajes en el vientre, pero son pocos y distantes. Aunque no eres un depredador empeñado en ayudar a tu gato a enfrentarse a un destino espantoso, el instinto le dice a los gatos que nunca deben dejarse tan vulnerables. Es por eso que rara vez ves a un gato acostado boca arriba, incluso cuando está profundamente dormido.

Así que cuando Hacer ¿Los gatos muestran sus barrigas? ¿Qué significa cuando un gato muestra su vientre?

Al igual que los perros, se sabe que los gatos se dan la vuelta y exponen sus estómagos a las personas que conocen. Eso no significa que debas tomarlo como una invitación para un masaje en la barriga de un gato. Cuando ves esa barriga de gato, tu gatito te está diciendo: “Confío en ti mi vida”. ¡No viole esa confianza yendo a que le froten el vientre, le acaricien o le hagan cosquillas!

Está bien, pero ¿y si tú En realidad ¿Quieres acariciar el vientre de un gato? ¿A los gatos les gustan los masajes en el vientre? ¿Cómo se frota el vientre de un gato de la manera correcta?

Entonces, ¿qué debe hacer si realmente siente que debe intentar un masaje en la barriga de un gato? Una respuesta obvia es no.

La segunda respuesta, si no puede seguir ese consejo, es adoptar un enfoque diferente para la barriga del gato.

Algunos gatos te permitirán tocar sus estómagos si entras por un lado, pero realmente tienes que vigilar su lenguaje corporal. Mi gato, Thomas, me dejará frotar su barriga si está acostado de lado y toco la piel de la barriga con mis dedos mientras acaricio su costado. Mi Tara incluso me deja acariciar su estómago una o dos veces, pero para mi pequeña Belladonna, la barriga es estrictamente prohibida. Cada vez que me acerco a los vientres de Thomas o Tara, soy consciente constantemente de los signos sutiles de incomodidad, como un movimiento de la punta de la cola o una mirada hacia mi mano, y me detengo en cuanto lo veo.

¿He ido a masajearme la barriga, aunque sabía que no era así? Sí, por supuesto que tengo. ¿No lo tenemos todos? Pero solo lo he hecho con gatos que conozco desde hace muchos años. Todavía recibí una palmada o dos mientras lo hacía.

Un gato gris y blanco al revés, mostrando su barriga.

¿Puedes o deberías acariciar la barriga de un gato? En algunos casos, y si lo hace, proceda con precaución. Fotografía © anurakpong | Thinkstock.

La conclusión sobre el masaje del vientre y el vientre de un gato

En general, no recomiendo frotar la barriga de un gato. Si frotas la barriga del gato, podrías traicionar la confianza sagrada entre tú y tu gatito. Antes de acercarse al estómago de su gato, asegúrese de conocerse muy bien. Manténgase atento a cualquier señal de que su gato ha tenido suficiente y deténgase antes de llegar al punto donde salen las garras y los dientes.

Dinos: ¿Y usted? ¿A tu gato le gusta que le froten el estómago? ¿Alguna vez has frotado con éxito la barriga de un gato? ¿Qué pasó cuando fuiste por el masaje en la barriga del gato? ¿Lo harias otra vez? ¡Comparte tu opinión en los comentarios!