Saltar al contenido

¿Pueden los humanos contraer enfermedades de los gatos?

Las enfermedades que pueden transmitirse de animales a humanos se denominan enfermedades zoonóticas. Si bien la mayoría de las enfermedades zoonóticas solo afectan a nuestros amigos peludos, hay algunas que pueden pasar de los felinos a los humanos. Afortunadamente, algunas precauciones simples pueden reducir el riesgo de contraer una infección de su gato.

Las posibilidades de contraer una enfermedad zoonótica de su amigo felino son bajas, pero algunas personas tienen un mayor riesgo, a saber, aquellas con sistemas inmunológicos debilitados. Esto incluye a bebés, ancianos, personas con enfermedades autoinmunes y cualquier persona que se someta a quimioterapia o terapia con medicamentos. Estas personas deben estar atentas a las bacterias transportadas por los felinos, que en algunos casos pueden infectar a los humanos. La enfermedad por arañazo de gato, por ejemplo, se presenta cuando los humanos entran en contacto con la saliva de un felino infectado a través de rasguños, mordeduras o contacto entre la saliva de ese gato y una herida abierta. Afortunadamente, la mayoría de los adultos sanos se recuperan por completo de la CSD. La salmonela es otra infección bacteriana que puede dejar en los seres humanos síntomas como diarrea, fiebre y dolor de estómago. Los alimentos contaminados suelen ser la causa de las infecciones por Salmonella, lo que aumenta el riesgo de que los gatos que viven al aire libre contraigan y transmitan la enfermedad a las personas. Pasteurella multocida es otra infección bacteriana felina que se puede transmitir a los humanos. A menudo se necesitan antibióticos para curar esta afección que puede causar dolor, hinchazón y enrojecimiento alrededor de la herida.

Sin embargo, las bacterias no son las únicas culpables de las infecciones de gato a persona. Los felinos también pueden ser portadores de un puñado de enfermedades protozoarias nocivas causadas por organismos unicelulares. Uno de ellos, la criptosporidiosis, puede causar diarrea, vómitos, fiebre, calambres y deshidratación en gatos y humanos. Se transmite a través del contacto con heces infectadas, por lo que los propietarios deben usar guantes y lavarse las manos cuando manipulen material potencialmente infectado. La Giardia microscópica también puede transmitirse de un animal a otro y causar diarrea, calambres, náuseas y deshidratación. La enfermedad a menudo se produce cuando los seres humanos ingieren alimentos o agua contaminados y pueden tratarse con éxito con medicamentos recetados. Los gatos también pueden propagar pequeños parásitos que causan toxoplasmosis, lo que provoca síntomas similares a los de la gripe en los seres humanos. Esta enfermedad se propaga a través de material contaminado, por lo que nuevamente, use guantes cuando recoja basura o manipule cualquier cosa que pueda transmitir la enfermedad.

Además de estas infecciones, los gatos también pueden transmitir parásitos internos y externos como lombrices intestinales, anquilostomas, sarna y pulgas a los humanos. Los seres humanos también pueden contraer la tiña, una infección por hongos, no un gusano, por el contacto con la piel de un gato infectado. La rabia es una enfermedad viral que se presenta a través de picaduras y puede ser fatal.

Para reducir el riesgo de contraer una enfermedad zoonótica de su gato, evite los juegos violentos que pueden provocar mordeduras o rasguños, lávese las manos después de jugar con su mascota y mantenga a su felino adentro para reducir su exposición a estas enfermedades. Asegúrese de que su mascota esté al día con sus vacunas, incluida la rabia. También puede lavarse las manos o usar guantes cuando manipule artículos que puedan estar contaminados con heces de gato para reducir el riesgo de exposición a enfermedades zoonóticas.

En esta web  utilizamos Cookies para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de dicha tecnología y procesamiento de tus datos.    Configurar y más información
Privacidad