Saltar al contenido

Seguridad animal: cómo proteger su hogar y jardín de los perros

Por Austin Hackney

Antes de traer un nuevo perro a casa, debe asegurarse de que su hogar y su jardín sean seguros. Existen muchos riesgos para la salud de su perro que pueden evitarse fácilmente con una planificación adecuada. No solo desea mantener a su perro a salvo en su hogar, sino que también desea mantener su hogar a salvo de su perro. Un cachorro curioso puede participar en todo tipo de travesuras, desde desenterrar plantas hasta masticar muebles.

La mejor manera de proteger a su perro y su hogar es estar alerta. Si su mascota se queda sola, debe estar en una perrera, un corral o una habitación especialmente preparada con anticipación.

Una cosa a tener en cuenta al crear un patio trasero a prueba de perros son las rutas de escape. No subestimes la curiosidad de tu perro. Esa pequeña nariz mojada olfateará todo tipo de problemas si surge la oportunidad. Revise todas sus cercas, puertas, setos y otros límites del jardín. Asegúrate de que no haya agujeros para que tu perro pueda meterse. ¿Son las paredes y las cercas lo suficientemente altas como para evitar que su perro salte y salte a la calle?

Piense en cobertizos y almacenes. Los cachorros jóvenes pueden quedarse atrapados detrás o debajo de los edificios del jardín y ser difíciles de sacar. A los perros les encanta olfatear, aunque lo que más buscan es algo más para comer. Mantenga todas las tentaciones fuera de su alcance. Un perro puede dar cualquier cosa “en la prueba de sabor”, incluidos herbicidas, lejía y alimentos que pueden dañarlo, como chocolate o frutos secos. Nunca dejes a un perro desatendido frente a una barbacoa, ya que la combinación de tentadores aromas carnosos y brasas calientes podría ser peligrosa.

Las herramientas y los objetos afilados deben almacenarse y asegurarse adecuadamente. Los jardines también pueden albergar plantas venenosas. Un estanque de jardín puede ser fatal para un cachorro joven y debe estar bien vallado. Siempre asegúrese de que haya un lugar con sombra en el jardín en un día caluroso y nunca deje a su perro solo afuera.

También existen riesgos dentro de la casa. Es una buena idea permitirle a su perro un acceso limitado a su hogar. Instalar una puerta de escalera para evitar que se cuele en los dormitorios es una buena idea. La mayoría de los perros, especialmente los cachorros, deben tener un corral de juegos donde puedan dejarlos de manera segura cuando salga. El corral debe ser del tamaño adecuado para su perro. Debe ser seguro y estar equipado con una cama para perros, un cuenco de agua y juguetes.

Cuando su perro ande suelto, asegúrese de que sus botes de basura estén seguros. Esto es especialmente importante en la cocina, donde el pollo sobrante de anoche podría llevar a su mascota por mal camino. Debe enseñarle a su perro a ir solo, pero mientras tanto, considere comprar algunos botes de basura que se puedan recortar. Los medicamentos, los líquidos de limpieza y los dispositivos eléctricos pueden ser factores de riesgo. Mantenga todo bien fuera de su alcance y bajo llave.

Cualquier cosa que se encuentre en la casa al alcance de su perro es potencialmente peligrosa. Los periódicos se pueden masticar, las bolsas de plástico se pueden tragar. Se pueden destruir zapatos, libros y consolas de juegos. Tener un lugar a prueba de perros para todo y mantener todo en su lugar debe ser la prioridad.

Entrenar a su perro para que comprenda dónde puede y dónde no puede ir, y qué comportamiento es y no es aceptable para usted, lo ayudará a protegerlo a él y a su propiedad. Pero incluso un perro bien entrenado puede meterse en problemas, así que siempre esté atento.

Las precauciones de seguridad necesarias para crear una casa y un jardín a prueba de perros pueden parecer abrumadoras al principio. Sin embargo, esto es en gran parte de sentido común. Rápidamente se convierte en una segunda naturaleza, dejándolo libre para disfrutar de la compañía de su mascota en un entorno seguro y protegido.