Saltar al contenido

La explicación de por qué tu perro lame tus manos al acariciarlo

En este artículo, exploraremos en detalle por qué los perros lamen las manos de sus dueños cuando los acarician. Este comportamiento puede parecer extraño para algunos propietarios, pero tiene una serie de significados y funciones importantes en la relación entre los perros y sus humanos. Comprender por qué los perros lamen las manos es fundamental para fortalecer los lazos emocionales y promover una relación saludable entre mascota y dueño.

La función de lamido en los perros

Comunicación y expresión de afecto

El comportamiento de lamer es una forma de comunicación para los perros, tanto entre ellos como con los humanos. Cuando un perro lame las manos de su dueño, puede estar expresando afecto y camaradería. Es su manera de decir «te quiero» y de mostrar su amor y gratitud.

Además, el lamido también puede ser una forma de mediar conflictos o calmar a otros individuos en la manada. Cuando los perros lamen las manos de sus dueños, pueden estar buscando tranquilidad y seguridad. Es una respuesta instintiva que aprendieron desde que eran cachorros, ya que la madre también los lame para mostrarles cariño y protección.

Reconocimiento del olor y el gusto

Los perros tienen un sentido del olfato excepcionalmente desarrollado. Pueden reconocer y recordar olores durante mucho tiempo. Cuando los perros lamen las manos de sus dueños, están tomando muestras de su aroma para reconocerlos y recordarlos.

Además, la saliva de los perros contiene sustancias químicas y feromonas que pueden ser atractivas para ellos. Cuando lamen las manos de su dueño, están disfrutando del sabor y el olor que perciben. Al igual que los humanos disfrutan del olor y el sabor de la comida, los perros pueden encontrar placer en lamer las manos de sus dueños.

Instintos heredados

Comportamiento de lameleo de cachorros

El comportamiento de lamer es una parte natural del desarrollo de los cachorros. Desde que son muy jóvenes, los cachorros aprenden a lamer como parte de su proceso de socialización con su madre y sus hermanos. El acto de lamer es una forma de mantenerse limpios y de comunicarse entre ellos.

A medida que los cachorros crecen y son adoptados por humanos, continúan utilizando el lamido como una forma de apego y cuidado. Lamer las manos de su dueño puede ser una manera en la que los perros adultos mantienen esa conexión emocional y el sentido de seguridad.

Lamido en manada y jerarquía

El lamido también es un comportamiento importante en las jerarquías de las manadas de perros. Al lamer las manos de sus dueños, los perros pueden estar demostrando sumisión y respeto hacia ellos. En la naturaleza, los perros se lamen entre sí para mantener en orden los lazos sociales y establecer relaciones de jerarquía.

Siguiendo este comportamiento instintivo, los perros pueden lamer las manos de sus dueños como una forma de reconocer la autoridad y mostrar su posición en la estructura de la manada. Esta interacción es importante para establecer límites en la relación entre el perro y el propietario y mantener una relación equilibrada y respetuosa.

Lamer como respuesta al estrés y la ansiedad

Comportamiento de consuelo

Al igual que los humanos, los perros pueden lamer las manos de sus dueños como una forma de consuelo en situaciones de estrés o ansiedad. En momentos de incomodidad o miedo, el lamido puede proporcionar una sensación reconfortante y calmante para los perros.

Es importante tener en cuenta que el lamido como respuesta al estrés no debe confundirse con un comportamiento compulsivo. Algunos perros pueden recurrir al lamido obsesivo como una forma de aliviar la ansiedad, lo cual puede requerir atención y tratamiento profesional.

Lamido compulsivo

El lamido excesivo y compulsivo de las manos puede ser un signo de ansiedad o de problemas de salud en los perros. Algunos perros pueden desarrollar una compulsión por lamerse debido a factores genéticos, ambientales o de salud. Esta conducta, conocida como dermatitis por lamido, puede causar daño en la piel y dolor al perro.

Según un estudio publicado en el Journal of the American Veterinary Medical Association, el 41% de los perros con dermatitis por lamido presentaron al menos una enfermedad subyacente, como alergias o problemas gastrointestinales. Es importante buscar la ayuda de un veterinario si se observa un lamido excesivo en el perro, para descartar cualquier problema de salud y obtener el tratamiento adecuado.

Consejos para manejar el lamido excesivo

Evaluación de la salud del perro

Ante cualquier comportamiento de lamido excesivo, es fundamental evaluar la salud del perro. Es importante concertar una cita con un veterinario para descartar posibles problemas de salud y obtener orientación profesional.

El veterinario realizará un examen físico completo y, si es necesario, realizará pruebas adicionales como análisis de sangre, cultivos o biopsias para determinar cualquier enfermedad subyacente que pueda estar causando el lamido excesivo.

Manejo del estrés y la ansiedad

El manejo del estrés y la ansiedad es clave para ayudar a los perros a controlar el lamido excesivo. Algunas técnicas que pueden ser útiles incluyen:

  • Entrenamiento y socialización adecuados: un perro bien entrenado y sociabilizado tendrá una mayor capacidad para manejar el estrés y la ansiedad.
  • Enriquecimiento ambiental: proporcionar juguetes interactivos, actividades mentales y físicas, y un entorno estimulante puede ayudar a aliviar el estrés y la ansiedad en los perros.
  • Técnicas de relajación: practicar ejercicios de relajación como masajes, música calmante o aromaterapia puede ayudar a tranquilizar a un perro ansioso.
  • Buscar ayuda profesional: si el estrés y la ansiedad del perro son graves, es importante buscar la ayuda de un adiestrador de perros o un especialista en comportamiento animal que pueda proporcionar estrategias específicas para el manejo del estrés.

Establecimiento de límites y entrenamiento

Establecer límites claros para el perro y proporcionar entrenamiento básico de obediencia puede ayudar a controlar el comportamiento de lamido excesivo. Al entrenar al perro para que responda a comandos simples como «sentado» o «quieto», el dueño puede redirigir su atención cuando el perro comienza a lamer de manera excesiva.

Además, es importante evitar recompensar el lamido excesivo con atención o caricias constantes. En su lugar, el dueño puede premiar al perro cuando muestre comportamientos deseables, como estar tranquilo o jugar de forma tranquila.

Si el perro sigue lamiendo en exceso a pesar de los límites y el entrenamiento, es recomendable consultar a un adiestrador de perros o un especialista en comportamiento animal para obtener estrategias adicionales de manejo del comportamiento.

Conclusiones

El comportamiento de lamer las manos de los dueños tiene múltiples significados y funciones en la relación entre los perros y los humanos. Puede ser una forma de comunicación, expresión de afecto, reconocimiento del olor y el gusto, e incluso una respuesta al estrés y la ansiedad.

Es importante comprender por qué los perros lamen las manos de sus dueños para fortalecer los lazos emocionales y fomentar una relación saludable con su mascota. Con el adecuado manejo del estrés y la ansiedad, junto con el establecimiento de límites claros y el entrenamiento básico de obediencia, se puede controlar el lamido excesivo y promover un comportamiento equilibrado y feliz en los perros.

¡Terminaste! Ahora tienes un conocimiento más profundo sobre por qué los perros lamen las manos de sus dueños al acariciarlos, y cómo manejar el lamido excesivo de manera efectiva. Esperamos que esta información te ayude a establecer una relación aún más fuerte y saludable con tu perro.